Las empresas del sector logístico deben adoptar estrategias y tecnologías de seguridad para sus operaciones. Dos de esas estrategias son crear una cultura de prevención y contar con aliados estratégicos expertos en tecnología. 

La complejidad de las relaciones interempresariales, el crecimiento del comercio en línea y la aceleración de la transformación digital han producido cambios significativos en las redes logísticas (los procesos de coordinación y gestión para movilizar bienes a los clientes correctos, en el momento y el lugar indicados).

La logística será uno de los cinco sectores que crearán más empleo entre 2020 y 2025, según la Guía del mercado laboral 2020 – Spring Professional. del grupo Adecco. De allí que los líderes de esta industria deban formular planes estratégicos para potenciar sus negocios.

La pandemia nos creó un entorno muy retador para las empresas logísticas de todos los tamaños: los consumidores exigen más inmediatez en las entregas, procesos de gestión más eficientes y mejores experiencias de usuario.

Por ello es clave que los líderes de flota fomenten una cultura de prevención y seguridad en sus operaciones; también es imprescindible que cuenten con aliados estratégicos tecnológicos que les brinden apoyo en tiempo real en situaciones inesperadas y les permitan ofrecer el mejor servicio al cliente final.

¿Cuáles son los imprevistos que puede enfrentar el sector logístico y cómo se pueden mitigar?

  1. Fallas de los vehículos: este es uno de los desafíos operativos más importantes. Es clave evaluar constantemente el estado de los vehículos; de lo contrario pueden quedar fuera de circulación, ocasionar retrasos en las entregas y aumentar los costos, debido a los cambios de ruta o las reparaciones imprevistas.
  2. Riesgos por cambios de ruta o demoras en el transporte: en el negocio de la logística es usual que hechos fortuitos fuercen a los conductores a desviarse de su ruta. Las multas, los retrasos de las entregas, los largos tiempos de descanso y otras demoras en el recorrido atentan también contra la eficiencia del negocio. El control de los tiempos y el monitoreo constante son claves para tener recorridos eficientes, eficaces y con el mínimo de riesgos.
  3. Aumentos de los precios del combustible: el líder logístico debe medir con tecnologías de monitoreo el consumo y el rendimiento del combustible. El objetivo final es economizar gastos. Con un registro permanente y detallado del consumo de combustible se pueden corregir las ineficiencias.
  4. Manejo de la información: la identificación de los conductores, las rutas, los datos de los clientes, el peso de la carga, el espacio del contenedor, la cantidad de peajes, los datos del vehículo y la duración de los trayectos es información que el operador debe manejar en tiempo real. Sin las tecnologías adecuadas, gestionar esta información es abrumador.
  5. Paros y protestas: los paros y las manifestaciones suponen un gran riesgo letal para las empresas de transporte y logística. Estos incidentes pueden poner en riesgo la salud y hasta la vida de los conductores; las cargas y los vehículos pueden sufrir daños. La pérdida de dinero que causan los bloqueos obligan al operador a actuar rápidamente para sortear las crisis, reducir las pérdidas y garantizar la satisfacción del cliente final. Para lograrlo, la tecnología es fundamental.

A continuación se ofrecen algunos consejos para que los líderes de flota mejoren sus operaciones: 

  • Crear una cultura de seguridad: las empresas deben promover una cultura de seguridad en todos sus procesos y crear una matriz de riesgos. La seguridad debe evaluarse en términos de sus costos y beneficios: con una inversión adecuada, las organizaciones de logística crecerán a pasos gigantes.
  • Considerar normas de prevención: para las empresas de logística, un objetivo inaplazable es obtener certificaciones de riesgo.
  • Realizar seguimientos internos: los líderes de logística deben capacitar continuamente a su personal, sobre todo a cargos críticos como motoristas y conductores. Deben también formular planes de contingencia y crear redes de apoyo y comités de seguridad.
  • Contar con aliados estratégicos: con aplicaciones y dispositivos, un aliado tecnológico puede ayudar a una empresa logística a controlar sus vehículos, predecir problemas, evaluar en tiempo real el estado de carreteras y puertos y reaccionar rápidamente ante situaciones inesperadas. En este sentido, las centrales de monitoreo son lo más efectivo para ejecutar estrategias de prevención.
  • Sostenibilidad y responsabilidad empresarial: uno de los desafíos de las empresas del sector logístico es renovar sus flotas y adquirir vehículos que consuman menos combustible diesel, no solo para ahorrar costos, sino por motivos ecológicos: los combustibles fósiles emiten hollín, óxido de nitrógeno y anhídrido sulfuroso.
  • Manejo de personal: es primordial tener conductores capacitados, con iniciativa, comunicativos y leales a la empresa. Empresas y conductores deben comunicarse continuamente. La interacción constante, los buenos canales de comunicación y la correcta elección del personal son claves para una eficiente operación logística.

Conclusiones: 

El camino para lograr el éxito en el sector logístico es consolidar una cultura de seguridad. Las empresas de logística necesitan también estrategias y tecnologías que garanticen la calidad de su servicio y les permitan actuar frente a situaciones imprevistas.

Puntos importantes:

  • Las empresas deben promover una cultura de seguridad en todos sus procesos y crear una matriz de riesgos.
  • Con aplicaciones y dispositivos, un aliado tecnológico puede ayudar a una empresa logística a controlar sus vehículos y a reaccionar rápidamente ante situaciones inesperadas.
  • Es clave evaluar constantemente el estado de los vehículos; de lo contrario pueden quedar fuera de circulación y ocasionar retrasos en las entregas y aumentar los costos.
  • Las empresas de logística deben formular planes de contingencia y crear redes de apoyo y comités de seguridad.

Fuentes: